Capítulo 6: Pecados Individuales y Colectivos

 

Los tártaros, que dejan a primera vista la impresión de un trastorno tumultuoso y confuso, son en realidad muy estructurados y organizados, de acuerdo con una jerarquía doble.

 

Les Tartares

Una primera jerarquía vertical distingue, según los registros, los pecados de los hombres y los de la sociedad.

1 ) EN EL REGISTRO INFERIOR: LOS PECADOS INDIVIDUALES

En el nivel inferior del almacén del diablo, la galería de los pecados individuales es una sabrosa antología de los defectos de los seres humanos:

- El orgulloso caballero, traidor al honor, cae de espaldas, junto a su caballo (el poder). Al igual que en el Magnificat, el soberbio es derribado. Este poderoso caballero es el primero enviado al Tártaro, decisión audaz en tiempos feudales! Pero el estigma de los pecados debe ser visto como parte de la reforma gregoriana lanzada por Gregorio VII en el siglo XI. Este Papa, que reinó de 1073 a 1085, trataba de luchar contra el feudalismo del clero en los siglos X y XI, periodo en el cual los señores eran a veces nombrados obispos o abades.

 
El caballero traicionero (el Poder)
Pasar sobre las imágenes para ver detalles

- Con la cuerda al rededor del cuello, el sacerdote Nicolaíta : pese a su tonsura, no respeta ni el celibato ni la castidad ; es acompañado de la concubina con quien cometió el pecado de la carne. La lucha para imponer el celibato sigue siendo una de las piedras angulares de la reforma gregoriana. Encontramos también otra representación del tema de la lujuria con Tisifone. (Vea en el capítulo 8 las fuentes antiguas del tímpano).


El Nicolaïta y su concubina

- El avaro está ahorcado con su monedero al cuello (la posesión es considerada aquí como uno de los 7 pecados capitales). También se podría notar una correspondencia polisémica con la historia de Judas y sus treinta monedas de plata.

El avaro ahorcado con su bolsa al cuello
pase sobre la imágen para ver detalles.

- Al difamador, mentiroso, calumniador y blasfemo que ha pecado de palabra, se le arranca la lengua. “La lengua es este veneno, este mundo de injusticia, este fuego que puede quemar a todo el mundo porque es inflamada por la Gehena”, dijo Santiago, en su epístola. (Santiago 3: 6) (otro pecado capital) (1)


El mentiroso

 

- Un acto grave que implicaba excomunión automática: el aborto. Un demonio hunde a una mujer con vientre redondo en el caldero maligno donde hierve un brebaje de hierbas abortivas. Se observa la presencia de la serpiente y de un sapo, emblemas de brujería. A la derecha adivinamos la presencia de un mortero con su pilon, vistos desde arriba. Este pecado es sin duda el más grave, y se colocó en la parte inferior del tímpano, lo mas lejo del Salvador.

 

 

 

El embarazo que uno trata de interrumpir con brebajes de hierbas abortivas
Pasar sobre la imagen  para ver detalles
 

2) EN LOS NIVELES MEDIANO Y SUPERIOR: PECADOS COLECTIVOS
(Regresar arriba)
Aquí, de manera aún más clara que en el nivel inferior, se superpone una nueva jerarquía, horizontal esta vez, con pecados cuya gravedad aumenta progresivamente a medida que uno se aleja de Cristo.
El poder temporal se presenta claramente con sus reyes, emperadores, su soldadesca e incluso un soberano usurpador, el antipapa; se encuentra en el nivel intermedio.
El poder espiritual se encuentra en el nivel superior : reúne a los detentadores del poder espiritual como un obispo, monjes, y herejes. Esta posición ilustra la jerarquía social del cristianismo medieval, donde se esperaba que el poder temporal se sometiera a la autoridad del poder espiritual. Pero también puede significar que la responsabilidad moral por culpa de los líderes espirituales que fallaron es tanto mayor!
De todos modos, estos pecados colectivos, es decir, cometidos en el marco de la sociedad, en el ejercicio de actividades profesionales, son rigorosamente distribuidos en las tres categorías: posesión, poder y conocimiento.

../Images/avoir-savoir1.jpg

 


Los Pecados Colectivos : SABER, PODER, POSESIÓN
Pasar sobre la imagen para precisiones

Estos pecados colectivos son tratados de acuerdo con un tema entonces candente: allí se  castiga a los líderes mundiales, con una referencia explícita a la Querella de las Investiduras, la denuncia de armas prohibidas, y una crítica al poder del dinero. Aquí las llamas han desaparecido: estamos entre los vivos, en el presente.

El Poder temporal :  

- Poderoso entre los poderosos, el emperador Enrique V del Sacro Imperio Romano Germánico, representado como rey desnudo. Señala con el dedo a Carlomagno, su alter ego, indignado por la  presencia –injusta a su parecer- de este gran pecador en las Residencias*. (2)

Enrique V, rey desnudo lleva solamente su corona
Pasar sobre la imagen para ver comentarios

- El antipapa Gregorio VIII (Bourdin Uzerche) atravesado por una lanza desde la boca hasta la nuca (la parte que va de la mano izquierda hasta la boca del demonio ha desaparecido). Un demonio alado arrebata su tiara. (Este antipapa usurpa el poder temporal de Roma y el poder espiritual sobre toda la cristiandad. Pero ¿es Bourdin Uzerche el único anti-Papa representado en el tímpano? ¿Quiénes son los cuatro empleados representados arriba de Henry V? (Ver una hipótesis acerca de este enigmático personaje)

El antipapa

Pasar sobre la imagen para ver comentarios

- Otro emperador del Sacro Imperio, Enrique IV (padre de Enrique V), dos veces excomulgado (por Gregorio VII y luego por Urbano II) coronado por el antipapa Clemente III, aparece aquí sin corona; y un diablo le hace una genuflexión invertida, parodia satírica de su falsa sumisión en Canossa. Se trata de una referencia explícita a la Querella de las Investiduras, tema  muy importante de la reforma gregoriana. (Lea más sobre la Querella de las Investiduras)


Enrique IV y la genuflexión al revès

Los demonios, imitando a los guerreros de las tropas armadas, levantan una ballesta, nueva arma mortal prohibida en el segundo Concilio de Letrán en 1139, porque cambia la naturaleza de los combates, sustituyendo al cuerpo a cuerpo leal con espada, la engañosa emboscada. Cuatro años más tarde, en 1143, Inocencio II incluso amenazó con excomunión y anatema a todos los fabricantes, distribuidores, y arqueros al parecer sin gran efecto... Pero en Conques, los benedictinos querían hacer hincapié en la batalla de la Iglesia para moralizar lo más posible las leyes de la guerra: ya en 1095, el Consejo reunido por Urbano II en Clermont (mismo lugar donde se celebraron las primeras reuniones de paz a mediados del siglo X) tuvo que reafirmar el principio, difícil de imponer, de la Paz de Dios que prohíbe los combates desde el miércoles por la noche hasta la mañana del lunes, más todos los días deesde el Adviento hasta la Epifanía y otros cien días empezando seis semanas antes de Pascua y terminando una semana después de Pentecostés. ¿Significa el caballero caído que los arqueros han violado estos preceptos? aquí los militares están siendo claramente denunciados.

El ballestero
Pasar sobre la imagen  para ver detalles

POSESIÓN :

- El pañero está luchando contra el demonio Lilith. Está sentado en un pedazo de tela que un diablo abre y devora encima de su cabeza.

Diable dévorant le tissu du drapier Lilith Tela cupón El pañnero

Lilith y el ropero

Pasar sobre la imagen  para ver detalles

- El usurero (3), el especulador  cuelga boca abajo, y desea el bolso en la copa, mientras que el pañero apoya el pie en su pecho.

L'usurier La coupelle La bourse El usurero deseando el bolso
L'usurier La coupelle La bourse

En el nivel superior culminan los pecados de los titulares de la autoridad suprema de la posesión: el maestro de la moneda y el demonio del dinero, los clérigos titulares del saber y de la autoridad moral responsables de los pecados contra el Espíritu.

En la cima de los pecados colectivos del poder y de la posesión, se encuentra el Amo del mundo, el dinero. Aquí está el fabricante de moneda, el (verdadero) acuñador de moneda (4), el titular del derecho oficial de producir monedas. Lleva en su mano las insignias del poder: el punzón. A sus pies, los crisoles donde se funde el oro. Un demonio empuja su cuello hacia atrás para hacerle beber el metal  como lo hizo Moisés con los hebreos después de reducir al becerro de oro en polvo. (Éxodo, 3: 20)

Un moldeado de 1940 reveló que el punzón del acuñador de monedas llevaba en su reverso una marca (CUNEUS). Esta esquina marcada, "certificada" diríamos hoy en día, autentifica a su propietario como funcionario oficial de Mamon . Este último, tomándolo de la barba, le hace tragar el metal fundido, como Moisés cuando obligó a los hebreos a beber al becerro de oro fundido. No se puede servir a Dios y a Mamon. (Mt 6: 24 )


 'CUNEUS' Les creusets où l'or est fondu

El cambista (4) y su  amo Mamon
Pasar sobre la imagen para visualisar detalles

 

- Los herejes, aparecen con sus libros que sugieren enseñanzas erróneas, conocimientos pervertidos, desnaturalizados.
Hubo muchas herejías en el siglo XII: la del obispo de Tours, Beranger, que negaba la presencia real de Cristo en la Eucaristía; la del predicador libertario Enrique de Lausana; la de Pedro de Bruys (5), que rompía las cruces; finalmente, la del reformador alborotador Arnaud de Brescia condenado junto con Abelardo a iniciativa de Bernardo de Claraval en 1140 y que sacó al Papa (Celestino II) de Roma en 1144 para establecer una república. (Más información sobre las herejías del siglo XII)

Su responsabilidad moral es mayor que la del fabricante de tela, del banquero o del usurero que sólo usan el dinero, y mucho más grave que la del avaro en el nivel inferior.

Los 3 libros heréticos
Pasar sobre la imagen para ver comentarios
 

- Finalmente aquí está el obispo simoníaco, que cobró por los sacramentos. Atrapado en las redes del diablo (6), con su báculo volteado y roto, se prosterna frente a Lucifer, el ángel caído. La simonía es el peor pecado de los hombres de Iglesia: es una violación del Espíritu cometida por las mismas personas que deben guiar las almas. Es otra referencia explícita a una de las luchas fundamentales de la reforma iniciada por Gregorio VII. (Este pecado combina las áreas del saber, de la posesión, y del poder espiritual).

Arriba, en las mallas de la red, reconocemos a tres monjes, entre ellos un abad que mantiene su baculo volteado hacia abajo. ¡Los clérigos son numerosos  en este lado del tímpano!

Así como encontramos  en las Residencias Paradisiacas a  pecadores notorios salvados por sus actos o su fe, encontramos por lo menos a siete clérigos, monjes, sacerdotes, abades u obispos del lado del Tártaro. Son reconocibles por su corte de pelo y, a pesar de ser hombres de la Iglesia han fallido.

 


El obispo simoníaco
Pasar sobre la imagen para visualisar detalles

El dintel roto entre el segundo y el tercer nivel del Tártaro abre un pasaje que va, por un  lado, desde el pañero y su colega usurero, hasta el acuñador de moneda, y, por el otro, hasta los herejes. Esto no es casual: en efecto, los vendedores ambulantes no transportaban sólo bienes y dinero; también llevaban noticias, ideas, y herejías, como la de los valdenses, iniciada por el tejedor Pierre de Vaux de Lyon (Valdo). (7)


El dintel roto

Pasar sobre la imagen para visualisar detalles


Emperadores excomulgados, antipapa, acuñador de moneda, pañero, usurero, abortista, intemperante, ávaro, calumniador, todos vuelven claramente la espalda a Cristo, y con frecuencia hunden la mirada al suelo.

Desde los muertos del nivel inferior, representados inconscientes y apáticos, entregados al  fuego del purgatorio, hasta el mundo terrenal de los vivos, agitados y rebeldes,  representados en los dos niveles superiores del presente (donde las llamas son lógicamente ausentes), es el destino de los "damnati" lo que está puesto en escena, el de los rechazados, de los que enfrentan las pruebas  purificadoras del Tártaro. "Damnati" no significa " condenado ", pero "convicto". Las penas purgatorias los purifican y los llevan a la verdad liberadora. Jacques Le Goff, en el "Nacimiento del Purgatorio", explica que « el tiempo del más alla en el primer tercio del siglo XII no es un tiempo penal, si no penitencial ».

LADEMOSTRACIÓN DE LA PRUEBA
La prueba es  la manifestación de la verdad. Las llamas del Tártaro no queman ni arden,  pero iluminan las a almas a prueba.
Entonces el hombre recobra la conciencia : se endereza, bajo los mismos pies de Satanás. La gracia* venida de Cristo lo "restaura", su rostro se vuelve hermoso, sereno, luminoso , casi brillante. (8)


Les flammes n'infligent aucune torture ; elles éclairent El hombre restaurado Les pieds de Satan

El hombre restaurado, se endereza bajo los pies de Satanas (8)
Pasar sobre las imágenes para ver los comentarios



Así como el infierno significa castigo eterno, el Tártaro * implica perdón.
Para el pensamiento monástico de principios del siglo XII, el juicio de Dios es la * justificación del pecador, lo opuesto a la condena.
San Pablo
(9) y San Agustín lo aseguran, y en Conques, el escultor lo demuestra.
Esta visión tan característica del Renacimiento románico, ya no prevaleció al final  de la época gótica, lo cual quizás explica por qué tantos de nuestros contemporáneos ven todavía en Conques a un Juicio Final con su infierno "ad vitam eternam".
Algunos quieren ver ahí sólo llamas (aunque son más bien escasas) y torturas horribles sin darse cuenta que las personas puestas a prueba sólo presentan rostros impasibles, apaciguados, y que sólo gritan y hacen muecas los demonios. (10)
Insidiosamente, una moral "burguesa" bien-pensante desnaturalizó gradualmente al verdadero amo del dinero en "falsificador", al cazador feudal en "cazador furtivo" y desfiguró la sed insaciable del usurero en vulgar "embriaguez"! (Ver nota 4) Así, el vientre de la mujer embarazada sólo sería la barriga del “glotón”! Pero, en realidad, ¿de qué lado está lo siniestro y lo grotesco?
Sic transit gloria mundi...

Por cierto, el portón románico de Conques lleva en la piedra las cicatrices de la historia y de las vicisitudes dramáticas que tuvieron lugar poco después de su erección, lo que vamos a ver ahora. (Sigue)

Capitulo siguiente: 7) La anomaa Arquitectonica

 

(1) Podemos comparar esta imagen con la visión del Apocalipsis apócrifo de Pedro : "Algunos fueron ahorcados por la lengua, eran calumniadores, y debajo de ellos, había fuego," Apocalipsis según San Pedro, c . XXII, citado por Jacques Le Goff (El Nacimiento del Purgatorio, folio histoire, 2002, p. 54) . (regresar al texto)

 ( 2 ) Desde el Tártaro de los vivos hasta las mansiones celestiales, las personas se ven unas a otras en la misma forma que, en el Evangelio de Lucas, el hombre rico ve desde el Hades a Lázaro en el seno Abraham: « En el hades, presa de la tortura, él [ el rico malo] mira hacia arriba y ve de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. Entonces grita: " Padre Abraham, ten compasión de mí y envía a Lázaro para que moje [...] y refresque mi lengua". » (Lc 16 : 23-24 ) (regresar al texto )

(3) ¿Se trata del usurero codiciando el bolso en la copita, o como se lee con demasiada frecuencia, de un "borracho" que regurgita su excesivo consumo de alcohol? Para evitar graves errores de interpretación, hay que admitir que el objeto estudiado siendo claramente el reflejo de una visión cristiana, es esencial dar a los símbolos un sentido consistente con esta ideología y no a las proyecciones más o menos folclóricas inducidas por  nuestras representaciones morales contemporáneas, laicas, e incluso anticlericales. En este caso, la usura, ampliamente denunciada como inmoral en la Biblia se volvió a condenar en el segundo Concilio de Letrán en 1139. Los tiburones de préstamo fueron los primeros, dice Jacques Le Goff, en beneficiarse, en el siglo XIII, del Purgatorio. (Ver El Nacimiento del Purgatorio, folio histoire p. 54). Pero ¿a quién le molesta entre nuestros contemporáneos ver al banquero, al especulador o al corredor de bolsa, arrojado al Tártaro por los monjes de la civilización románica? (regresar al texto)


(4) ¿Maestro de la moneda o "falsificador"? ¡Ese es el punto! Por supuesto, con la polisemia, una imagen simbólica puede tener varios significados. Pero para interpretar una figura, se debe asegurar que los gestos corresponden a un sustrato escrito en relación con el tema. Así, las Escrituras nunca hablan de " falsificadores ", pero de Mamon, el maestro del dinero, y, no lo olvidemos , el primero en ir al cielo con Jesús era un "ladrón ", quizás un falsificador... (regresar al texto)


 (5) Pedro de Bruys fue quemado en Saint Gilles du Gard por ahí de 1131. (ver página en francès sobre herejías) (regresar al texto)


 (6) Las imagines medievales fueron inspiradas por las fuentes hebreas: las redes del Sheol están de hecho mencionadas en los Salmos (Sf. Sal 18: 6 y 116, 3) (regresar al texto)


(7) Como lo destaca Yves Christe acerca de Conques, se ponen en escena a  "delitos concretos cometidos por personas que pertenecen a grupos sociales, y a profesiones específicos" ( Yves Christe, op. cit. p. 183) (regresar al texto)


 ( 8 ) Esta imagen se puede comparar con:
- la Meditación de Guigues II, el Cartujo, tomando por base a la epístola de Pablo a los Efesios (Ef 5: 14) :
"Despierta, suena la trompeta,
Tú que duermes.
Levántate de entre los muertos,
Y Cristo te alumbrará con su luz
"
-  Y del Evangelio según Lucas:
"Y entonces verán al Hijo del Hombre viniendo entre las nubes con gran poder y gloria ».
Cuando las cosas comiencen a suceder, ponganse de pie y levanten la cabeza porque su redención se acerca." (Lc 21: 27-28).
¿acaso es pereza intelectual el hecho de que algunos vieron ahí a un "perezoso" que imaginan "castigado" por este supuesto defecto? (regresar al texto)


(9) Véase la epistola a los Romanos (cap. 3: 21-5, 29). Acerca de las muchas conexiones entre el tímpano y la Epístola a los Efesios, consulte la sección dedicada (en francès). (Volver al texto)

(10) Esta apatía de quienes están puestos a prueba, que contrasta con las torturas de los condenados al infierno, es característica de la iconografía del Purgatorio. Jacques Le Goff, que describe los gestos en el purgatorio observa que "los torturados no tienen iniciativa de gestos, que están en posiciones y situaciones pasivas; o que son objeto de actos agresivos por parte de los demonios." (L’imaginaire Médiéval, Gallimard, NRF, 1991, p. 133) (regresar a texto)

Capitulo siguiente: 7) La anomaa Arquitectonica

(Regresar arriba)
Página anterior

Capitulo anterior

Registre médian : les péchés collectifs du pouvoir économique Registre supérieur : les péchés collectifs du pouvoir monétaire Registre supérieur : les péchés collectifs du pouvoir spirituel Registre médian : les péchés collectifs du pouvoir politique

 

Página anterior